Cómo hacer una maleta reducida al mínimo

Cómo hacer una maleta reducida al mínimo
Ya sabemos que la Red está plagada de noticias curiosas, de vídeos graciosos, de tonterías, incluso de groserías y, a veces, hasta nos encontramos cosas divertidas que aún teniendo ese toque de humor podemos extraer algo útil de ellas. La que os contamos hoy tiene que ver con estas últimas.

Se trata de cómo hacer una maleta pequeña o, más bien, cómo reducir una bolsa normal de viaje a la mínima expresión con tan sólo estudiar el espacio y acomodar el contenido concienzudamente. Yo voy a tratar de explicaros lo que se ve en el vídeo pero, sin duda, verlo es lo más ejemplarizante. Espero que os ayude o, al menos, os divierta. Aunque para los más previsores siempre podéis tirar del cajón maleta y esfuerzo que os ahorráis.

Lo primero que tenemos que hacer es seleccionar aquello que nos vayamos a llevar, eso sí con mucha cabeza para no pasarnos de la raya, así no necesitaremos báscula para pesar la bolsa. Hay que incluir lo estrictamente necesario para no pasarnos y seguir unos simples consejos que ya os dimos para hacer una maleta y no morir en el intento.

Cuando ya lo tenemos todo dispuesto en torno a la bolsa, procedemos con la maniobra. Empezamos por enrollar los calcetines e introducirlos en los zapatos, de este modo los primeros no ocupan espacio y los segundos no se deforman.

Seguidamente preparamos la primera capa, es decir la más inferior con toda la ropa pequeña y bien doblada ocupando todos los espacios para no dejar ni un hueco libre. Aquí podemos incluir más calcetines, medias, ropa interior…

Seguidamente vamos colocando pendas un poco más amplias como camisas, camisetas que no vayan muy dobladas para evitar las arrugas y pantalones cortos. Después metemos los largos, chaquetas, jerséis y cazadoras. Pero todo esto lo vamos metiendo todo entrelazado. Metemos parte de la prenda bien doblada y dejamos la otra mitad, que se doblaría normalmente sobre la primera, colgando para ir metiendo prendas similares entre medias.
.

Cuando has terminado de hacerlo vas doblando las prendas que están colgando en sentido inverso al que las han metido en la maleta. De este modo parece que ocupan menos pero, sobre todo, evitarás las odiosas arrugas que siempre conseguimos después de tener la ropa aplastada en la maleta durante unas horas de viaje.

La toalla y las chanclas para la playa en caso de que las necesites, lo dejas para el final. Una cosa que yo no he visto o no me ha parecido ver es el neceser siempre tan necesario o algún complemento (collares, cinturones, fulares… en especial para las chicas), aunque supongo que puedes meterlos también al final en el bolso adicional de las maletas, así lo llevas a mano y no corres el peligro de que se salgan las cosas entre la ropa.

Vía | Yahoo
Foto | piterart en Flickr

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies