Como organizar la luna de miel

Como organizar la luna de miel (I)
La luna de miel es una tradición con suficiente fundamento como para que no se pierda. Antiguamente estas vacaciones eran un paso previo a la convivencia, una forma de adaptarse progresivamente a compartir la vida. Hoy día en que muchas parejas conviven sigue siendo un ritual necesario, los preparativos de la boda son agotadores y muy estresantes para la mayoría de las parejas. Hacer un viaje especial facilitará comenzar la nueva etapa con más calma.

El viaje no tiene porque ser largo, ni lejano, ni caro, ni siquiera exótico, tan sólo especial. Un capricho que no sea muy fácil de repetir en un futuro inmediato. Un fin de semana en un hotel especial, una semana navegando por el mediterráneo o un viaje al Pacífico, en cualquier caso debe ser a gusto de los dos. Lo primero que hay que decidir es el tipo de viaje. Si la pareja prefiere descansar en una playa, un viaje cultural, de aventura o una mezcla. Después hay que calcular el presupuesto con el que se cuenta y conocer el tiempo disponible para viajar. Esas tres variables definirán los destinos disponibles.

Hay que tener en cuenta el tiempo que se pierde en los desplazamientos. Si sólo tenemos una semana no es lógico viajar hasta Australia ya que hay que dedicar unas 20 horas en el viaje de ida y otras tantas en el de vuelta. Unicamente nos quedarían 4 días en el destino y no podríamos ni adaptarnos. El clima también es importante, viajar a un destino exótico en época de lluvias puede amargarnos el viaje.

Es importante también que sea un lugar seguro, hay muchas ocasiones en la vida en que es más conveniente ir a la aventura o tener sorpresas. Otra de las cosas a tener en cuenta es hacer las reservas con tiempo. Los hoteles o los cruceros suelen reservar habitaciones para los recién casados, y hay destinos muy solicitados. Además se consiguen mejores precios reservando con antelación.

Yo recomendaría coger un mapa del mundo e ir descartando lugares, por interés, distancia, presupuesto, clima, etc. Después recabaría información de los lugares que quedan y me acercaría a la agencia para escuchar la opinión del experto. El agente de viajes te orientará y te ayudará con los trámites, la documentación y a ahorrar tiempo y dinero. No olvides indicarle que es tu luna de miel, así podrá pedir atenciones especiales en los alojamientos. Una cesta de frutas o una botella de cava siempre se agradecen.

Una vez contratado, lo mejor es tomarse el viaje con calma y sentido del humor. Siempre pueden fallar cosas, pero cuando suceda piensa que en poco tiempo pasarán de ser un mal trago a una anécdota para contar. Habrá muchos viajes pero este no puede repetirse, es el comienzo del albúm de recuerdos de una nueva vida y lo mejor es que sea agradable.

Foto | Flickr-The Round Peg

You may also like...

3 Responses

  1. 21 diciembre 2010

    […] luna de miel es uno de los momentos más importantes que viene después de la boda. Además, está incluida […]

  2. 30 enero 2011

    […] de nosotros tomamos los viajes como momentos románticos donde se puede compartir veladas a la luz de las velas o paseos inolvidable, seguramente a muchas […]

  3. 27 junio 2011

    […] Ya se que acabamos de estrenar el verano, pero lo normal es que quien se case en esta estación ya tenga su luna de miel contratada. En este momento son los que se casarán en otoño los que deben estar consultando los ranking de hoteles para bodas para elegir el mejor, y los que deben hacer las reservas para su luna de miel. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies