Mal del mar (I)

navegar

Si en tus viajes te gusta navegar, tengas o no experiencia podrás padecer el mal de mar, que no es otra cosa que los mareos comunes que generan el embarque. Hoy hablaremos en profundidad del tema.

En primer lugar lo que debes tener en cuenta que el mal de mar no es una enfermedad, sino simplemente un malestar y consiste en una confusión que padecen los seres humanos. Nosotros, como personas, hemos perdido la sensibilidad de la estabilidad, porque nos hemos parado en dos patas y no en cuatro. Esto nos trajo aparejado un déficit laberíntico. Aunque hemos compensado esta falta, el aparato vestibular está sobreexigido, porque además hemos perdido el ángulo visual.

Aunque esto parece más un comentario de una página de salud, lo cito para que no te preocupes en el momento de disfrutar tu viaje y sepas, que simplemente, la falta de apoyo, de visión y de sensibilidad táctil provoca la pérdida de equilibrio.

Por otra parte, pensemos que los seres humanos fuimos creados para vivir en tierra firme, no para volar ni para navegar. Cuando nos metemos en otros terrenos se produce un desajuste en el aparato del equilibrio, una confusión de información, hay un desajuste entre lo que comunican las piedritas que tenemos en el oído u otolitos con lo que vemos y sentimos.

Ahora veamos que podemos hacer. Algunos dicen que hace bien comer antes de embarcarse y otros que la ingesta aumentará y empeorará los síntomas. La medicina tradicional no trata individuos sino enfermedades, por lo tanto los medicamentos que se utilizan para el mal de mar son depresores, antihistamínicos y anticolinérgicos. El paciente mejora porque se lo seda.

Así que para evitar tomarlos te daremos algunos ejercicios: con un brazo extendido, aproxima el dedo índice hasta tocarte la nariz y aléjalo, acompaña el movimiento con lo ojos. Repite este ejercicio hasta que el brazo pierda coordinación.

Con la cabeza fija, mueve 20 veces los ojos de derecha a izquierda, y luego, otras veces de arriba abajo. Primero despacio y luego más rápido.

Extiende uno de los brazos y realiza un movimiento circular en sentido horario y luego al revés. Acompaña con los ojos, dejando la cabeza fija. Mantén el dedo índice doblado en 90º.

Fuente | Weekend
Foto | Flickr -Pirate Gb

You may also like...

1 Response

  1. 26 agosto 2010

    […] ejercicios de Cawthorne son ideales para prevenir los mareos. En el artículo anterior sobre este tema ya te hemos brindado algunos, te daremos otras alternativas. Sentado, coloca seis […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies