Air France reabre la polémica sobre los pasajeros obesos

Air France reabre la polémica sobre los pasajeros obesos
No se sabe si la fotografía que encabeza este artículo es real o un fake, según el autor del blog Flightglobal, se la envió una auxiliar de vuelo de American Airlines. Si fuera real este hombre no sería sólo obeso, también muy alto. La compañía tampoco puede confirmar ni negar la imagen, pero no cumple la normativa, ya que por motivos de seguridad y comodidad, los pasajeros que no puedan bajar los dos brazos del asiento debido a su tamaño, deben pagar y usar dos plazas. Una será gratis si el vuelo no va lleno. En caso contrario pagará un segundo billete excepto impuestos y tasas.

La discusión sobre si un obeso debe o no pagar por un asiento extra es controvertida y muy sensible, hablamos de personas con el mismo derecho a viajar. Sin embargo, si alguien viaja como el hombre de la foto, no solo estará incomodísimo, además atenta contra la seguridad del pasaje y dificulta el trabajo del personal del vuelo. Air France-KLM han reabierto la polémica al informar que a partir del 1 de abril aplicarán la misma normativa que American Airlines.

Por el contrario Quantas y Virgin han anunciado que no piensan imponer esta medida en sus vuelos. Al viajero cuyo tamaño le impide volar cómodamente en un asiento de turista se le intenta sentar junto a una plaza vacía. Si esto no es posible se le cambia al siguiente vuelo en que pueda hacerlo. Dicen que sus pasajeros son conscientes de las dificultades y que ellos mismos piden dos asientos o viajan en primera clase.

El ancho medio de un asiento de avión es de 44 centímetros, según declaran las compañías, eso quiere decir que los hay más anchos y bastante más estrechos (yo he hecho un París-Barcelona en un asiento en el que sólo cabría Kate Moss). En la página “Gordos” hemos encontrado unas interesantes recomendaciones para pasajeros con exceso de peso:

  • Solicitar el asiento junto a otro vacío
  • Pedir, al embarcar, un extensor para el cinturón de seguridad
  • Procurar enterarse del ancho del asiento de la compañía y pedir el más ancho del vuelo
  • Pedir pasillo o ventana, nunca el asiento central (que suele ser más estrecho)
  • Mantener los reposabrazos elevados, aunque esta medida va contra las normas de seguridad y no siempre es posible.
  • Poner una almohada bajo la bandeja a la hora de comer y pedir al pasajero de delante que ponga recto el asiento
  • Avisar al pasaje si has comprado dos asientos para que sean contiguos y no haya errores
  • Comprar sólo tres asientos si viajan dos personas con sobrepeso juntas, intentar que la compañía no obligue a comprar una cuarta plaza.
  • Si tienes movilidad y estás en buena forma solicita el asiento de la salida de emergencia, es el más espacioso.
  • Intenta viajar en primera clase

Las recomendaciones terminan recordando que si el trato de la compañía atenta contra tu dignidad debes poner una reclamación. Las aerolíneas sustentan la decisión de cobrar un segundo asiento en las quejas que reciben de los pasajeros que deben sentarse junto a una persona voluminosa. Ambos pasajeros han pagado su billete y tienen derecho a viajar cómodamente. Una solución podrían ser los asientos king-size como en algunos autobuses urbanos.

Esta polémica no habla solo de comodidad. El 8 de enero de 2003 un avión se estrelló en Carolina del Norte al despegar. Los investigadores descubrieron que el motivo fue el exceso de peso del pasaje y el equipaje que habían desplazado el centro de gravedad del avión más de lo permitido. Los pilotos calculan el peso del avión antes de despegar porque no puede superar un valor concreto que depende de cada nave. Para el cálculo se basan en unos valores medios, que en aquel momento eran de 77 kilogramos por persona. Al revisar el accidente consultaron el peso de cada persona y descubrieron que el valor de referencia era 9 kilos inferior a la realidad, de media. El avión había despegado con 272 kilos más de los permitidos en el manual para el despegue. Desde entonces la mayoría de las compañías toman como valor medio 90 kilos por persona.

Vía | El Economista
Foto | Flightglobal

You may also like...

2 Responses

  1. 7 febrero 2010

    […] Read more from the original source:  Air France reabre la polémica sobre los pasajeros obesos […]

  2. 15 agosto 2010

    […] En las especificaciones de Iberia para personas con movilidad reducida figura claramente que quien no sea autosuficiente debe ir siempre acompañado, ya que la empresa no presta a bordo asistencia sanitaria, higiénica o de seguridad. Sin embargo, el pasajero que no pudo embarcar en Easyjet sí pudo volar sólo con Air France. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies