Náutica, cada cosa en su sitio (II)

navegar

Cuando nos embarcamos para realizar nuestro soñado viaje, por lo general tenemos la sensación de que no nos va a pasar nada. Esto es un reflejo de nuestra falta de experiencia o por una excesiva e irracional dosis de ella. Te aconsejamos no esperar hasta tener el primer susto o accidente, por eso hablaremos de todos los elementos de seguridad que necesitaras. Esto te dará tranquilidad, y lo más probable es que lleves todos los elementos y vuelvan sin ser usados. Pero más vale prevenir que curar.

El equipaje de seguridad debe encontrarse siempre a bordo a partir de que compres la embarcación y lo debes revisar cada vez que salgas a navegar lejos, en condiciones complicadas o con probabilidad de mal tiempo.

Es muy importante el estado en que se encuentra cada elemento y también es primordial saber donde se encuentra cada cosa y la disponibilidad para el momento de usarla. Por esa razón, el lugar donde ubicarlos debe ser analizado anteriormente y con detenimiento. Cada minuto es oro y durante una maniobra peligrosa unos pocos minutos pueden ser definitorios.

Es muy frecuente que le restemos importancia al matafuegos que por lo general queda arrumbado en algún rincón. Pero a bordo nada puede faltar y cuando se genera un incendio se debe actuar muy rápidamente y sin titubeos. Entonces, para la sala de máquina y el sistema eléctrico, hay que llevar un extintor automático de gas halógeno que no daña el medio ambiente y no afecta ni el motor ni los circuitos eléctricos.

Para los camarotes está bien usar los matafuegos más tradicionales, ya que en caso de incendio le permitirá ir abriendo camino entre el fuego.

Lo mismo sucede con los chalecos salvavidas, estos deben tener todos los elementos (silbato, arnés, línea de vida y cinta reflectante). En la actualidad y para la navegación en aguas abiertas los chalecos salvavidas inflados por gas, con arnés son una solución ideal ya que además brindan facilidad de maniobra.

Lo mismo ocurre con el salvavidas circular o herradura con luz, tanto veleros como cruceros deben llevar dos en popa con sus respectivas boyas de autoencendido y silbato.

Fuente | Weekend
Foto | Flickr – Adolfo Plascencia

You may also like...

1 Response

  1. 2 septiembre 2010

    […] la adaptación a la navegación es directamente proporcional a la motivación más los mecanismos de defensa adecuados (humor, […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies