Pasajeros de Ryanair desembarcan por no fiarse del avión

Fallo eléctrico en un avión de Ryanair
Seguro que algunas de las cosas que son noticia cuando la protagonista es Ryanair, pasarían desapercibidas si fuera otra aerolínea. Pero supongo que es el precio que hay que pagar por el modelo de empresa que tienen y el trato en general que dan al cliente. La noticia es, en esta ocasión que un gran número de pasajeros de un vuelo Barcelona-Bilbao del pasado viernes 4 de enero, decidieron desembarcar y viajar por sus medios.

Según cuentan algunos pasajeros, cuando el avión ya estaba en pista esperando su turno para despegar, se quedó totalmente a oscuras. Los viajeros son informados de que el aparato ha sufrido un fallo eléctrico y deben regresar al stand para ver de que se trata. Tras la revisión se vuelve a arrancar y colocar la nave en pista, pero se repite el fallo eléctrico. Habían pasado dos horas desde el embarque.

La segunda salida fallida, la falta de información, una sobrecargo que no habla castellano, y obviamente tampoco euskera o catalán, un auxiliar de vuelo inexperto y el tono de voz del piloto son suficientes para crear desconfianza entre el pasaje. 10 personas deciden bajarse. Además los pasajeros de las primeras filas transmiten lo que oyen en cabina, que la avería no está arreglada, que al llegar a Bilbao debe reparase.

Esto causa el desembarco de otros doce pasajeros. La persona que ha hablado con ABC y que estaba en primera fila comenta que, “Seguimos esperando y escuché que arrancarían como fuese y despegaríamos. Esto no me tranquilizó en absoluto y a otras siete personas que iban junto a mí y también lo oyeron tampoco, por lo que pedimos que acercasen el transporte de nuevo y nos bajamos”.

Los pasajeros que se juntaron en tierra decidieron unirse para viajar en coches de alquiler y hacer los 600 kilómetros de trayecto por carretera. Los que aguantaron la presión y confiaron en el piloto, llegaron a Bilbao con tres horas de retraso.

La compañía no se hace responsable de los billetes perdidos por algunos pasajeros, alegando que no podían reclamar nada porque había abandonado el avión libremente y sin existir ningún riesgo. El miedo es libre y las circunstancias no parecen las más oportunas para sentirse confiado.

Vía | ABC
Foto | Wikimedia

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR