Transiberiano, un viaje con historia

transiberiano

El viaje con el Transiberiano puede empezar en Finlandia ya que desde acá se pueden aprovechar las ofertas que brindan las líneas aéreas low cost. Luego de cruzar el mar del Báltico en un ferry veloz y moderno se arriba al tren.

Este tren se encuentra perfectamente equipado para emprender el viaje. Sus vagones tienen aire acondicionado, no así los compartimientos de segunda clase. El vagón comedor es el lugar ideal para encontrarse con viajeros y poder, así, cambiar información o simplemente pasar un lindo rato en compañía.

Cuando el tren se encuentra en tierra risa. Ofrece un menú local. Una vez en Mongolia, se lo cambia por un coche ce comida mongoles lo mismo que pasa cuando pasa por China. Los delegados del tren se ocupan de mantener limpio el baño y que siempre haya agua caliente para que los pasajeros tomen té o puedan cocinar noodles instantáneos.

Familias de origen europeo, místicos, rusos, viajeros, mochileros conviven todos juntos en una gran armonía.

Mirando por la ventanilla Liberia apareció con toda su enormidad, un territorio infinito y verde en donde todo es soledad. Los árboles le dan color al paisaje y los pequeños pueblitos que van apareciendo nos permiten ver las casitas de maderas muy coloridas. Cuando se pasa por las ciudades más importantes se ven imponentes estaciones con grandes monumentos que nos recuerdan el esplendor de la mejor época soviética. La mayor parte de estas estaciones fueron construidas en el periodo estalinista, una época en que se gobierno con fines netamente armamentistas y existían muchos prisioneros de guerra y muchos intelectuales fueron trasladados a Liberia.

Dentro del tramo que recorre este ferrocarril se puede mencionar una serie de ciudades que empezaron a ser pobladas cuando el mismo se inauguró en el año 1910. Krasnoyarsk es una de las paradas obligada para los que deciden bajar del tren y desde ahí conectar con la ruta que llega al majestuoso lago Baikal.

Las fabricas que fueron construidas en la Segunda Guerra Mundial contrastan con las magnificas catedrales ortodoxas, lo que hace el paisaje más que interesante desde el punto de vista arquitectónico.

Un puente apadrinado por la UNESCO diseñado por el arquitecto Proskuryakov en el siglo XX. El lago Maizal es quizás el destino turístico por excelencia y el punto donde el Transiberiano se bifurca en tres grandes ramales: el Transmanchuriano, que llega hasta Pekín; el Transmongoliano, hasta Ulan Bator, en Mongolia; y el propio Transiberiano que termina en la ciudad de Vladivostok. Desde ahí, los feries parten en dirección a Japón, Corea del Sur y China.

La Perla de la Liberia es el lago más profundo del mundo. Avistaje de pájaros, pesca y caza son otras de las actividades que se desarrollan en la región, que está muy bien preparada para los turistas.

El recorrido dura 5 días, en donde para 10 veces sólo entre 10 y 15 minutos cada vez. Entretanto, una flota de babushkas (matriarcas rusas) cargan grandes canastas de de mimbre y se abalanzan sobre los turistas. Se ofrecen mercaderías por un precio menor al que brinda el coche comedor.

Imagen | Transiberiano
Más Información | Rusia Por Descubrir, China Por Descubrir

You may also like...

2 Responses

  1. Que interesante! Se tata de un viaje mitico, un recorrido historico y una verdadera aventura. Gracias por compartirlo con todos tus lectores 🙂

  2. Leticia del Pino dice:

    Gracias a ti por tu comentario!!!!
    Saludos
    Letty

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies